La libertad de prensa, no se negocia ni se condiciona... se ejerce.
República de las Bananas

El PRI o el RIP y el ajuste al gasto impostergable por Eduardo Lliteras Sentíes

138

VISITAS

El PRI podría convertirse, oficialmente, en el RIP, es decir, Requiescat in pace (descanse en paz en latín).

 

Ahora, que se discute quién lo dirigirá entre el humo y los escombros de la derrota, también se habla de cambiar su nombre, en medio de la rapiña por recoger lo que quedó del cadáver para alimentar a un puñado de sobrevivientes. Esto a nivel federal, donde diversos grupos contienden por dirigir ese bote hundido, entre quienes optan por un consejo de sabios (integrado por luminarias como Camacho, pero también por mujeres de inteligencia indiscutida como Dulce María Sauri o Beatriz Paredes) y quienes quieren volver a los orígenes, como Narro, Calzada o Beltrones. Algo así como una refundación, con todo y vuelta a los ritos iniciáticos del partido que parió la Revolución Mexicana, a la que traicionó desde el primer día. En esa transición anda la sobrina de Carlos Salinas, Claudia Ruiz, con los restos flatulentos del cadáver político tricolor.

 

El asunto es que la marca PRI, durante décadas  eficiente logo para vender y comprar votos, parece que ha llegado a su fin porque la última generación que la consumía va de salida.

 

A nivel local se dice que Carlos Sobrino se mantendrá en el cargo sine die, es decir, sin fecha aún visible para su salida, ya que el gobernador Rolando pretende mantener el control del partido pensando en un retorno al poder del RIP dentro de seis años. Aunque obviamente hay muchos priistas descontentos con el mandatario que perdió el único Estado que el PRI se afanó en ganar (y que ufano presumió que ganaría gracias a su maquinaria oxidada y a tener al “mejor gobernador calificado”).

 

Pero el tiro les salió por la culata a pesar de haber volcado cuantiosos recursos incluida una campaña negra contra el ex candidato Vila, quien contra toda expectativa pudo imponerse en las urnas. Su victoria, en una contienda dividida entre tres, o dos contra uno, fue un desenlace inesperado para muchos que no veían más que la película tricolor frente a sus ojos y que apostaron por el continuismo, sin salida ni escapatoria, para la población. Éste desenlace dejó a muchos en la lona, noqueados.

 

Por lo pronto, la pesadilla priista, aún no se acaba. A poco más de cuatro meses de que Enrique Peña Nieto concluya su rapaz administración, registró ante la Comisión de Valores de Estados Unidos una emisión de deuda por hasta 10 mil millones de dólares con lo que la deuda neta de nuestro país se ubica en los 10 billones 58 mil 766 millones de pesos.

 

Esta es la herencia que dejará el gobierno de EPN al gobierno entrante de Andrés Manuel López Obrador: una deuda del sector público federal que pasó de 33.8 por ciento por ciento del PIB con la que inició Peña Nieto en 2012 a 46.4 por ciento del PIB al cierre de 2017. Y que sigue creciendo a meses de dejar el trono.

 

La intención de AMLO de reducir las plazas de confianza de los burócratas federales, de desaparecer la figura de decenas de delegados y reducir los sueldos de los burócratas de alto nivel así como de los gobernadores –que no podrán ganar más que el presidente quien se redujo su sueldo en 50%- está plenamente justificada ante el crecimiento sin control del gasto gubernamental con EPN. Gasto que en muchos casos fue a dar a los bolsillos de ex gobernadores delincuentes.

 

Habrá quienes ahora protesten, es comprensible y natural, ante la pérdida de un tren de vida a todo lujo. Pero la realidad es que es insostenible ese ritmo de gasto para alimentar a una burocracia dispendiosa y poco eficiente mientras el gasto en educación o salud  se mantienen por los suelos, por ejemplo.

 

Los coordinadores en los Estados tendrán esa difícil tarea, de reducir el gasto del gobierno, lo que resulta inevitable e impostergable, y aumentarlo proporcionalmente para atender las necesidades de la población a la que además se la ha cargado la mano aumentando la recaudación a niveles récord.

Morena rechaza creación de plazas de lujo para comisión que vigilaría la ASEY en el Congreso

Leer Noticia

Tribunales electorales del Estado de México y Guerrero le quitan diputados a Morena

Leer Noticia

La panista Katia Bolio se queda fuera del Congreso local al igual que Fátima Perera de Morena: revocan sentencia del IEPAC

Leer Noticia

Tribunal Electoral del Poder Judicial revoca victoria de Cecilia Patrón y señala que se expida constancia a favor de Roger Aguilar de Morena

Leer Noticia