La libertad de prensa, no se negocia ni se condiciona... se ejerce.
República de las Bananas

Enemigo del pueblo por Eduardo Lliteras Sentíes

84

VISITAS

“¡Enemigo del pueblo!”, lanzó fúrico el presidente estadounidense al periodista Jim Acosta. Trump, entre perentorias órdenes de que se callara –“¡ya es suficiente!, ¡deja el micrófono!”-, dio unos pasos como si estuviera a punto de bajar del estrado y personalmente zarandear al periodista jefe de la cadena CNN acreditado en la Casa Blanca.

Una altanera edecán, con cara de no te metas con el jefe, se le acercó para reiteradamente intentar arrancarle el micrófono, lo que en un inicio no permitió Acosta, diciéndole claramente: “permítame señora”.

Durante la conferencia de prensa en la Casa Blanca, el déspota no ilustrado de Trump, repetidamente se mofó de varios de los periodistas que le hicieron alguna pregunta, incluido un periodista japonés que prefirió guardar silencio tras la respuesta burlona del mandatario estadounidense, quien al día siguiente de la derrota en la cámara baja y la pérdida de algunas gobernaturas claves de cara a la elección presidencial de 2020, reaccionó reiniciando una violenta campaña de epítetos, descalificaciones e insultos, que busca incendiar a sus seguidores extremistas.

"Eres un maleducado, la cadena CNN debería estar avergonzada de sí misma por tenerte a ti trabajando para ellos", dijo Trump a Acosta.

Trump descalificó todas y cada una de las preguntas de los periodistas, sin responder ninguna. La agresiva estrategia de Trump, le permite no sólo no responder, sino echar tierra ante cualquier cuestionamiento racional a su comportamiento, para convertir la política en un circo hostil donde prevalecen los más agresivos y violentos, capaces de utilizar cualquier recurso verbal o insulto como argumento.

 Trump de forma permanente ha descalificado, insultado, agredido, desde su campaña, a los periodistas y medios de comunicación, endilgándoles su ya famoso fake news, definición retomada por políticos del patio con total desparpajo e irresponsabilidad.

No en balde CNN lo calificó, a su vez, de antiestadounidense, por su afán de pisotear y destruir uno de los pilares de la cultura y libertades, consagradas en la primera enmienda de la Constitución de los Estados Unidos: la libertad de expresión.

En un comunicado, CNN dijo que “los ataques del presidente han ido demasiado lejos. No son sólo peligrosos sino contrarios a lo estadounidense”.

La CNN explicó que así como el presidente estadounidense dejó claro que no respeta la libertad de prensa, tiene la obligación de protegerla. La libertad de prensa es vital para la democracia y respaldamos a Jim Acosta y a los demás periodistas en cualquier lugar.

Posteriormente, fiel a su estilo autoritario, represivo, el presidente estadounidense Donald Trump retiró la acreditación permanente al periodista Jim Acosta, con argumentos falaces, que llegan al extremo de la manipulación y la mentira, de las noticias falsas, precisamente. Algo no ajeno, por cierto, a las prácticas de gobiernos locales, como ocurrió con la pasada administración estatal.

En un vídeo difundido por la Casa Blanca se ve el momento en que la obediente edecán intenta quitarle el micrófono al periodista, Jim Acosta, quien rechaza entregarlo.

Ese momento fue editado en un vídeo clip difundido por la Casa Blanca. Sarah Sanders, portavoz del ejecutivo estadounidense, pretendió justificar la cancelación de la acreditación de Acosta, diciendo que el periodista de CNN “le puso las manos encima a la edecán”, la que en los vídeos no editados por Casa Blanca, se observa provocando el contacto físico con el periodista, al estirar su brazo por encima del brazo de Acosta.

Algunos periodistas se tomaron la molestia de realizar un “fact checking” de las imágenes, y señalan que el vídeo emitido por la Casa Blanca y su portavoz fue editado, manipulado.  Otros señalan que inclusive se trata de un trabajo del sitio de la extrema derecha trumpiana, “Infowars”, conocido por su difusión de material digital falso y que precisamente por eso ha sido excluido de varias plataformas digitales.

Usuarios analizaron el vídeo para demostrar que la velocidad de las imágenes fue modificada, precisamente en el momento en que la edecán pone su antebrazo por encima del brazo de Acosta e intenta arrebatarle el micrófono, con la intención de enfatizar ese roce físico, cuando el periodista toca con su mano la extremidad de la mujer.

De hecho, como otros señalan, los vídeos muestran que fue la edecán la que repetidamente tocó el brazo del periodista, intencionalmente, y que al intentar arrebatarle el micrófono y forcejear, Acosta colocó su mano en el antebrazo de la mujer.

Es decir, quien usó la fuerza física en un primer momento para retirarle el micrófono fue la edecán mientras el presidente furioso decía “¡es suficiente, es suficiente!”.

Este nuevo capítulo de la conflictiva relación de Trump con la prensa, es un ejemplo más de algo que también, sucede en México, y en otras naciones del planeta. Pareciera que el comportamiento de Trump es contagioso.

En su primera conferencia de prensa, diarios brasileños como O Globo o Folha de Sao Paulo, así como agencias internacionales, no pudieron participar en la rueda de prensa del presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, con la justificación “de cuestiones de espacio”.

Un día después de ganar las elecciones Bolsonaro aseguró que eliminará la publicidad gubernamental del diario Folha de Sao Paulo, uno de los más importantes y que reveló el uso de noticias falsas por parte de empresarios cercanos al exmilitar durante la campaña electoral.

El uso de la publicidad oficial como herramienta de castigo contra medios y periodistas molestos o incómodos, ha sido recurrente en nuestro país y en Yucatán. Por cierto. Esperemos que ya se acabe. ¿Será?

Indignación entre los mexicanos por la condecoración de EPN al yerno del racista Trump

Leer Noticia

Trump furioso con GM por su anuncio de que recortará hasta 15.000 empleos y cerrará cinco plantas

Leer Noticia

Trump se niega a escuchar grabación del asesinato del periodista Jamal Khashoggi

Leer Noticia

A la venta los cepillos para baño de Trump

Leer Noticia